Aspectos a valorar antes de comprar una cubierta

196

Dada la alta inversión que supone la construcción de una piscina, cada vez resulta más habitual el uso de sistemas como pueden ser las cubiertas para piscinas, de cara a optimizar y aumentar el tiempo de baño en nuestra piscina.

Fuente: Abrisud
Fuente: Abrisud

No solo de cara a su uso durante todo el año, sino de cara a usos alternativos para alargar la temporada de baño todo lo que resulte posible.

Así por ejemplo, existen cálculos en los que se determina que si disponemos de una cubierta sobre nuestra piscina, en la zona centro de España, podemos llegar a alargar la temporada a 5-6 meses en relación a los 2-3 habituales.

Para ayudar a la hora de decidir qué cubierta es la más adecuada para nosotros, vamos a detallar una serie de aspectos que entendemos pueden ser de mucha utilidad a la hora de tomar la decisión correcta.

Aunque pueda resultar obvio, la premisa fundamental desde la que debemos partir es que siempre tratemos con profesionales “de verdad”, especialistas en la fabricación y comercialización de cubiertas.

Es importante tener referencias sobre sus trabajos, calidad o experiencia, saber las certificaciones de las que disponen sus productos, así como las calidades con las que trabajan.

Existen diferentes tipos de estructura (aluminio, acero, madera…de distintas calidades y sus correspondientes pros y contras) así como revestimientos (generalmente diferentes opciones de policarbonato, aunque también pueden utilizarse metacrilatos compactos o vidrios laminares), no siendo todas aptas para cualquier caso, por lo que se deben adaptar a los gustos y necesidades de cada cliente.

Debemos informarnos sobre las protecciones que dicha estructura o revestimiento incluye, lo cual afectará a su durabilidad, la incidencia del sol y seguridad en el interior de la cubierta, resistencia a las habituales humedades, juntas de estanqueidad…

No olvidemos que se trata de estructuras que van a estar en contacto permanente con humedad, por lo que deben resistir sobre manera sus efectos, evitando las corrosiones u oxidaciones.

destacado-recomendaciones-cubiertas

Por ejemplo, puede ser recomendable que los diferentes módulos de la cubierta tengan un peso que permita su fácil manipulación pero, por otro lado, este bajo peso puede resultar perjudicial si la cubierta está ubicada en un espacio con una exposición elevada al viento, si no disponemos de unos buenos agarres al suelo para la estructura.

Por otro lado, es muy importante que pidamos asesoramiento, y que como tal lo entendamos. En muchas ocasiones, los profesionales nos pueden dar ideas que quizás ni habíamos valorado y que generalmente no tienen porqué implicar un mayor coste, sino que simplemente se adaptan mejor a nuestras necesidades.

También es importante que el comprador de la cubierta tenga claro para qué queremos la cubierta, ya que dependiendo de ello será necesario que cumpla con una u otras características. Por ejemplo, si la queremos, entre otras cuestiones, para tener que limpiar y mantener menos la piscina, deberemos valorar que, aunque a nivel estético pueda resultar más atractiva una cubierta transparente, al mismo tiempo, implicará una mayor limpieza de la estructura puesto que permanentemente seremos capaces de detectar su posible suciedad.

Igualmente, si nos planteamos la cubierta como sistema de climatización, deberemos plantearnos que necesitaremos estructuras que nos permitan una fácil ventilación y así evitar temperaturas del agua demasiado elevadas o ambientes demasiado cargados.

Por otro lado, resulta recomendable que se nos ofrezcan diferentes alternativas, incluso estructuras a medida que se se adapten a nuestras necesidades.

En algunos casos, la estructuras de tamaños predefinidos pueden resultar más económicas pero no por ello, tienen que ser las que mejor se adapten a nuestras necesidades. Y tengamos en cuenta que aunque el precio lógicamente es un aspecto muy importante, no deja de tratarse de una inversión elevada, la que esperamos que nos dure mucho, mucho tiempo, y nos sea lo más práctica posible.

Por tanto, elijamos la cubierta que realmente más nos interesa, no la más barata. Lógicamente, si ambos aspectos coinciden, perfecto.

Debemos valorar también que la ubicación de la piscina, su exposición al viento o el tipo de superficie sobre el que va ser instalada la cubierta, resultan especialmente importantes a la hora de determinar qué cubierta es la más adecuada.

Detalle cubierta automática de Dekobo
Detalle cubierta automática de Dekobo

Si nos referimos a cubiertas automáticas, también deberemos informarnos sobre qué tipo de motores lleva la cubierta, su mantenimiento, qué tipo de lamas lleva, etc…

Por último, nos encontramos con un aspecto también importante y en muchos casos, decisivo a la hora de la compra, el diseño. Como otros muchos productos, nos tiene que “entrar por los ojos”, aunque también es cierto que en este segmento de las cubiertas para piscinas, las alternativas no son estéticamente muy diferentes, unas de otras, aparte de diversas tonalidades, las formas suelen ser bastante parecidads entre unos fabricantes y otros, dependiendo del tipo de cubierta (alta, baja, telescópica, plana, etc).

En definitiva, son múltiples los aspectos y parámetros que debemos valorar y aunque resulte complicado poder escoger lo mejor de todos ellos, si es importante lograr un equilibrio que nos permita tomar la mejor decisión para nuestros intereses.

Así vemos que no solo se trata de que tipo de aluminio utilizamos o cual es la mejor oferta (precio) que nos pueden dar. Todo influye, equipos de instaladores profesionales, servicio postventa, garantías…

Esperamos que toda esta información os ayude a elegir lo mejor.

¿DÓNDE COMPRAR?

Poolaria